martes, 18 de junio de 2013

Equilibrio inestable



Llegaste a mis entornos
lo mismo que una estrella fulgurante;
atractiva a mis ojos,
espléndida, brillante,
pero para mí, eras inalcanzable...
¬
... y es porque estaba tu órbita
a una distancia muy considerable
respecto de la mía
que es de ritmo constante
mientras la tuya era osada e inestable.

Venías decidida;
estabas segura que al hacer balance,
tu haber reflejaría
de modo inexorable
que, hacia ti caería como un grave.

Por tu gran atracción
tuvo mi trayectoria unos desfases
fuertes de nutación
cuando tú te acercaste
casi hasta el borde de la colisión.

Acabó el cabeceo
y recuperé de nuevo mi cauce
yéndome hasta tu afelio,
muy lejos de tu alcance
antes que mi equilibrio amenazases.

Quiero con este símil
describir un acaecido pasaje
en que envuelto me vi.
de forma lamentable
por un amor prohibido, formidable.

Cual eva tentadora
el fruto de su edén incomparable,
con manos ¿pecadoras?,
manos formidables,
me ofrecía su sazón envidiable.

Yo no pude morder
aquellas manzanas inigualables,
pues las dejé perder;
un acerado cable
me ataba a otro paraíso entrañable.

Vi, oí, olí, no toqué;
cuerda floja de equilibrio inestable;
pude saltar sin red,
pero..., ¿fui un poco cobarde?
¡Esta cuestión, la respondo más tarde!
Creado el 15.08.2 009
Autor-propietario:
José Teodoro Pérez

4 comentarios:

FG dijo...

Me encanta esta entrada que nos compartes hoy José Teodoro, qué forma tan directa de tratar esas "tentaciones" en las que se puede caer y sin embargo, si los cimientos que hay en nuestras vidas son suficientemente fuertes y profundos, por mucho que ese viento lleno de tentación sople a nuestro alrededor, nada podrá echar por tierra los valores que uno tenga y posea.

Sé que hay personas que puedan pensar lo contrario, pero yo creo que todo está en la fuerza que uno siente en el corazón.

Con afecto!!

FG

J. Teodoro P. G. dijo...

Así es, FG. La integridad por encima de todo.
Si ves este poema usa un símil un tanto particular que tiene relación con los movimientos de la Tierra que compara con las posiciones de dos opiniones distintas como lo son las del planeta respecto al Sol. Lo cual es raro, pero por ser original uno ya no sabe lo que hacer.
Me gusta tu comentario y que no me hayas considerado como un pedante redomado.
Mis afectos.

Kara Inci (La Perla Negra) dijo...

Hola! muy bonito poema! y debo decir ante todo que me parece realmente bueno el trasfondo de este asunto, que es decirle NO a la tentación... :) porque como mujer he de decir que para nosotras lo más doloroso es saber que un hombre pueda poner sus ojos en alguien más... lo digo yo porque para mí, cuando existe realmente amor no puedo ya dirigir ni miradas ni palabras a nadie más... y en un caso así... el solo hecho de pensar en una probabilidad aunque sea muy pequeña de que al hombre se le pueda presenta alguien más es realmente doloroso ... bueno y a parte de eso vengo a agradecerle infinitamente por su comentario en una de las reflexiones que publico en mi blog, me llenó de mucha alegría que una persona como usted esté de acuerdo con mis palabras! :) infinitamente agradecida y hasta una próxima ocasión :)

J. Teodoro P. G. dijo...

Kara, bienvenida a este blog. Como sabes he pasado por el tuyo y me ha parecido interesante y muy prolífico. Pasaré mas veces.
Gracias por tu comentario que está como el poema en la línea de la buena moral y la fidelidad, como tiene que ser, aunque el mundo ofrezca otras oportunidades.
Saludos cordiales