sábado, 7 de febrero de 2009

Patria chica

PATRIA CHICA

Me preguntas que de donde soy,
esperando una respuesta escueta,
respuesta que no puedo darte:
Tengo, mi lugar de nacimiento
al que le profeso un amor platónico,
un apego ancestral, atávico.
He vivido simultáneamente
en varias ciudades y, particularmente
en otras en etapas largas o breves:
Mis raíces han profundizado
la tierra donde he vivido
en varias ocasiones
quedando someras otras veces,
pero siempre enriqueciéndome con el jugo de sus suelos
que ha alimentado mi cultura y mi ego,
estableciendo lazos nuevos
con sus gentes, sus estructuras, sus credos.
Por eso digo: No soy de lugar concreto,
soy ciudadano plural
y me siento bien en todas partes,
pero no puedo negar
que mi tierra andaluza total
es mi debilidad confesa…
cada día la quiero un poco más.
Mis amores están repartidos
por esta geografía bendita,
encarnados en sus ocho provincias,
que siendo tan distintas son tan iguales
porque están arropadas por la misma madre:
Andalucía.
Todo el mundo habla de “su pueblo”
como lugar de mucha estima;
yo en cambio cuento
con tres patrias chicas:
Grazalema, que me vio nacer,
Jerez, la más querida
adonde siempre quise volver,
y como novia recordada, Lebrija,
siendo cuatro grandes amigas íntimas:
Chiclana, Carmona, Cádiz y Puerto de Santa María.

El Puerto de Santa María, Enero'09
José Teodor Pérez Gómez
Colección "Pueblos y lugares"

4 comentarios:

La Calderón dijo...

"Puerto de, puerto de ¡Puerto de Santa Maríaaaaa!"
¡Qué bonita canción! Supongo que has de recordarla, "Tiene Sevilla la llana/ toda la gracia y la sal/ de sus mujeres hermosas/de su gracia y su cantaaaaaar". Y "Córdoba la sultana" y "Jerez de la Frontera" y Granada con su Al-Hamrá", y "Almería con su Costa del Sol"y para qué voy a seguir, ahhhh, pero "Gibraltar", digan lo que digan ¡¡Es española!!
Bueno Pepe, muchas gracias por tu visita, y por recordarme cosas que en la sangre llevo, aunque, mi 50
o/0 es montañés, de hecho Calderón es de León, el Gutiérrez, de Asturias, el otro cincuenta absolutamente andaluz....
Un cariño muy grande.........
Susana.......................

José Teodoro Pérez Gómez dijo...

Es un tanguillo conocido, efectivamente. Ando buscando entre mis papeles( pues tengo más de una), alguna composición referida a Andalucía, Cádiz..., ya sea total o de algún aspecto particular. Cuando la encuentre te la pondré.
Ahora, y perdona mi inmodestia, si quieres ver un tema entrañable, vete a LEBRIJA DIGITAL y verás en la sección "El placer de escribir", un poema en sextetos que me han publicado sobre "La abuela". Espero tu imparcial comentario.
Un beso.

desde Lebrija para el mundo dijo...

No sabía que Lebrija hubiera dejado en tí esa huella. Aunque claro, tu estancia a quí, coincidió con una edad en la que todo se vive con mucha intensidad.
Esoa sentimientos ambivalentes de patria, es hoy algo muy comón. Se conocen demasiados lugares y se tienen damasiados amigos "regados". Todo eso es bonito e enriquezedor pero, a veses, también pasa algo.
Me ha gustado.
Un abrazo Antonia

José Teodoro Pérez Gómez dijo...

Antonia, es un placer recibirte en este blog, que no puede compararse con el tuyo, porque por aquí tengo muy pocas cosas escritas.
Es verdad, Lebrija me marcó mucho. Aparte de que fue el trampolín para hacerme salir del duro mundo rural del que provengo, ahí obtuve la base de mi formación posterio; encontré muy buenas amistades y.... un poco más ¿?. También estaban mis padrinos y mis primos, mi segunda familia, a la que tanto le debo. Fue una etapa dura en el aspecto académico, porque modestia aparte, me esforcé mucho, pero fue muy feliz en mi timpo de ocio, poco, porque en lo mejores años el internado me cortó mucho las alas. Después, por las circunstancias de mi familia, nuestro norte era Jerez, donde viven mis seis hermanos, todos mis sobrinos, mi mujer, con la que he sido muy feliz y lo sigo siendo (ahora una enfermeda, la terrible enfermedad, me la tiene muy tocada) es jerezana y mis hijos.., ya ves qué batiburrillo.
Pero sí, Lebrija es algo especial para mí.. Y perdona que te haya dado la lata.
Un abrazo.