lunes, 16 de enero de 2017

Sin muda






 Imagen tomada de internet 
Recuerdo tu imagen veinteañera,
tu cuerpo bonito y proporcionado,
tu sonrisa invitándome al pecado
tus atributos, lindos, de primera.,
Tus dotaciones, ¡ojú, compañera!
¿Viste que te miraba anonadado?
Mira todos los años que han pasado
y te veo como entonces te viera.
Me gustaba y aún me gusta tu atuendo
porque tu estilo está fuera de dudas.
¡Cómo eres de glamurosa y estilosa!
Mira, cielo, no sé si tú estás viendo
que este pepe, aunque las tiene muy crudas
te ve más linda que lo es una rosa.
Has de saber que te vengo queriendo
con un amor permanente, sin mudas
desde que tú eras casi una mocosa.
Hoy, te confirmo que, según entiendo
tus gracias aún son morrocotudas
y te veo cada vez más hermosa.
28.08.2015
Autor:
José Teodoro Pérez Gómez



4 comentarios:

FG dijo...

El amor no entiende del paso del tiempo y cuando se nos queda impregnado en la retina, la imagen de la persona amada continúa siendo la misma del primer día.

MuCha dijo...

Escribes desde el alma de tu mente

J. Teodoro P. G. dijo...

Estoy de acuerdo, amiga FG.
Cuando oigo decir a alguien que ha olvidado su primer amor pienso que está mintiendo o que no amó en verdad.
Un abrazo

J. Teodoro P. G. dijo...

Gracias, MuCha.Me alegro que no veas así.
Saludos entrañables