jueves, 6 de septiembre de 2012

Sola y sumisa




Vive sola, está impedida
una noble anciana dolorida
que ha atravesado afligida
un desierto de  arenas movedizas
solo por ser una mujer sencilla
que casi ningún derecho tenía.

Sin ninguna compañía,
la abuela protagonista,
sumisa a la tiranía
de alguien que la dirigía
durante toda su vida,
parecía desvalida;
su padre, cuando era niña,
déspota, con represión y riña
la tenía sometida,
luego el marido sería
el que la tiranizaría
tomando el relevo al autor de sus días;
siguen la cadena sus hijos e hijas
con animadversión y osadía
contra la pobre anciana dolorida
que calla, aunque la pena la domina.

Ahora espera la partida,
resignada, por el abandono de su familia
que le niega tiempo y compañía
sin tenerle un gesto, una caricia.
Escrito el 06.08.2010
J.Teodoro Pérez

5 comentarios:

Nuria De Espinosa dijo...

Me ha alegrado mucho tu correo Jose y seguir en contacto, te mando un correo para que también guardes el mio, gracias y un fuerte abrazo.

J. Teodoro P. G. dijo...

Gracias por tu visita y tu comentario. Me acercaré por tu blog.
Saludos cordiales

Tribu amada dijo...

Te admiro poeta.
Muy buen tema!!
Besos

J. Teodoro P. G. dijo...

Tribu amada, puedes criticarme todo lo que quieras, pues no he visto tu comentario hasta ahora. Han pasado más de dos años. ¡Imperdonable!
Gracias por tus palabras.
Feliz año

J. Teodoro P. G. dijo...

Tribu amada, puedes criticarme todo lo que quieras, pues no he visto tu comentario hasta ahora. Han pasado más de dos años. ¡Imperdonable!
Gracias por tus palabras.
Feliz año