sábado, 30 de octubre de 2010

Mirar con lupa




Con alegría , esperanza y emoción
me acerco a ti con el convencimiento
de quien parece estar viviendo un cuento,
del cual me haces preciosa narración.

Vamos por una senda de ilusión
y no vemos ningún impedimento
a nuestros esquemas de entendimiento
por más que exista más de un socavón.

Volamos al futuro muy confiados
sin ver lo que hay detrás de su muralla,
pues de momento, no nos preocupa.

Quizá obramos algo desordenados
sin medir bien la altura de la valla
que deberíamos mirar con lupa.

Nos encontramos tan entusiasmados
que nuestro amor está dando la talla
y hasta las más altas cotas se aúpa.
J. Teodoro P., Octubre'2010

2 comentarios:

ana dijo...

El amor siempre da la talla, es lo que mueve el mundo.

besitos.

J. Teodoro P. G. dijo...

Así es, Ana, aunque a veces conseguirlo o conservarlo exija actuaciones especiales.
Gracias por tu visita.
Que tengas un buen día