domingo, 1 de agosto de 2010

Abuelas respetables




Aquellas muchachas que un día amé
serán hoy unas abuelas respetables
que estarán próximas a la vejez…
¿Serán hermosas?

Quizá el tiempo hizo surcos en sus caras
llegando a encanecerles sus cabezas
pero inundándoles de amor sus almas…
madres y esposas.

No haber permanecido cerca de ellas
hace que las recuerde bellas, jóvenes,
alegres, tan divertidas como eran…,
dulces, preciosas.

Como si el tiempo no hubiera pasado
recuerdo sus semblantes, sus sonrisas,
sus edades, en torno a los veinte años…,
lindas, cual rosas.

Retumban sus risas en mis oídos,
veo de sus ojos las chiribitas
que a mí me taladraban los sentidos…,
meticulosas.

Hago trabajar mi imaginación
tratando de pintarles un retrato
pero no encuentro la definición
más luminosa.

Para mí, seguirán siendo chavalas
exultantes como la primavera,
amigas respetadas y queridas
por lo valiosas.

José Teodoro Pérez
Agosto, 2010

9 comentarios:

Piedad dijo...

Creo que todos vemos a los demás tal i como los vimos la última vez, incluso yo me veo joven, mejor dicho, me siento joven y eso que me veo todos los días, bueno, eso que me veo es un decir porque no me veo pero me siento así....
Saludos.

J. Teodoro P. G. dijo...

El paso del tiempo, cuando dejamos de ver a las personas, nos permite recordarlas como eran en etapas anteriores, lo cual nos permite idealizar sus físicas y mantenerlas permanentemente jóvenes. Esto tiene sus riesgos, pues si alguna vez nos encontramos con la cruda realidad, se nos pueden venir abajo muchos esquemas.
Admiro tu buen humor y tu optimismo. Sigue así.
Que tengas una tarde lo más fresquita posible que, dadas las temperaturas actuales puede resultar difícil.
Con afecto:
J.Teodoro

ana dijo...

En nuestros recuerdos, siempre recodarmos la tersura de una piel, la claridad de unos ojos, el tacto suave de unas manos, pero la vida pasa y nos damos cuenta de que el recuerdo lo idealiza todo.

saludos.

ana dijo...

De nada José Teodoro, me gusta la poesía y me llamó la atención tu blog, tengo tanbién otro de poemas "besos de sal", que espero te guste. Gracias a ti.

saludos.

Piedad dijo...

J. Teodoro, paso a saludarte y agradecerte la felicitación de mi cumple. si has vuelto a entrar en mi blog, sabrás como he pasado unos días por esas tierras del sur para ver a la familia, y entre ellos a Conchi, nuestra amiga de compartir.
Saludos...

J. Teodoro P. G. dijo...

Hola Piedad, no he tenido tiempo de navegar estos días. Luego me daré una vuelta por tu blog. Bienvenida.
Saludos cordiales.

Piedad dijo...

J. Teodoro, gracias por tu comentario en mi blog.
Te dejo un saludo y espero que hayas pasado un feliz verano, el cual pronto nos deja para darle paso al otoño...

Félix dijo...

Hola José.

Veo que ya eres veterano en esta casa.
Me he entretenido un buen rato leyendo, ora un trozo ora otro, de tus poesías pues me es imposible leerlas todas al completo.
Como siempre prima tu estilo selecto y el buen empleo de las palabras.
Me ha atraído una de verso libre dedicada al poeta. ¡Cuantas cosas se pueden decir sabiendo lo que quiere decirse...!
Bueno, esta última es un lujo para quienes pueden recordar aún la juventud de sus mujeres queridas pero debe ser un sufrimiento para quien la lea y no pueda recordarlo por falta de delicadeza y no fijarse a tiempo. En cualquier caso siempre será un lujo disfrutar de la lectura de tu poesía.
Espero nos vayamos encontrando por aquí, aunque yo tendré que ir muy despacito... Ya sabes: Eso es otra historia.

Un abrazo.

J. Teodoro P. G. dijo...

Félix, será un placer poder leerte y comentarte.
Que todo te vaya bien.
Un abrazo