martes, 1 de abril de 2008

ECOS DE TU RECUERDO

Cuando descanso en plácidos sueños

en la quietud serena del silencio

me llegan los ecos de tu recuerdo

en miel envueltos.

La brisa suave acaricia tu pelo,

melena ondulada de oro trigueño

que me evoca los bellos sentimientos

que aún te tengo.

Amanece el día, llega la Aurora,

sus rayos poetas vienen despiertos;

abro los ojos por ver si te veo

y no te encuentro.

Me oigo el corazón latir en el pecho,

digo tu nombre con labios cerrados,

no hay respuesta, tú no estás a mi lado.

¿Por qué te has marchado?

Te fuiste dejándome un gran vacío

que me acompaña como único amigo,

yo no sé ocuparlo, ¿por qué partiste,

cariño mío?

JTeodoro

2 comentarios:

Conchi dijo...

¡Cómo se echan de menos las personas queridas! ¡Qué grande es el vacío! Tenemos los recuerdos, tenemos los buenos momentos vividos. Ya tenemos algo.
Un abrazo, José.
Conchi

José Teodoro Pérez Gómez dijo...

Gracias, Conchi por comentar esta otra entrada mía.
Como ves casi todo lo que pongo es poesía, muy sencilla, pero pretendo que sea clara y cercana, cantando a las cosas cotidianas y, particularmente a la mujer y al amor. Un idealista, vamos.
Un abrazo de amistad